Star Wars: El ascenso de Skywalker llega con censuras en algunos países

La novena y última película de Star Wars, que le da fin a la saga que comenzó 42 años atrás, fue de los estrenos más esperados del año. El filme hace un guiño a la igualdad de género y al colectivo LGBT y muestra a la primera pareja homosexual en el universo creado por George Lucas. Una escena fue censurada en países más conservadores.

Daisy Ridley como Rey en una escena de Star Wars: El ascenso de Skywalker. (Foto: Disney).

Dos actrices, integrantes de la Resistencia, se dan un beso en medio de una celebración. Si bien es una imagen breve, eso no evitó que fuera recortada en zonas como los Emiratos Árabes Unidos, donde la homosexualidad puede llegar a ser castigada con la pena de muerte.

Se estima que esa versión recortada sea la que se difunda en países como Arabia Saudita y Qatar, lugares donde la homosexualidad es penalizada, sin llegar al extremo de la pena de muerte.

Naomi Ackie como Jannah en una escena de Star Wars: El ascenso de Skywalker.

A diferencia de Oriente, en China la escena de Star Wars: El ascenso de Skywalker pudo eludir la censura del gobierno. Según NBC News, la película pudo verse sin cortes, dejando perplejo al público. La homosexualidad, bisexualidad y lo relacionado a personas trans es tabú en el país asiático.

Esa no fue la suerte que corrió Rapsodia Bohemia, la película que relata la vida de Freddie Mercury, a la cual se le eliminaron 10 minutos para que pueda ser emitida en las salas de China. Aunque la homosexualidad no es perseguida penalmente, el gobierno continúa eliminando referencias del colectivo LGBT en películas extranjeras.

La escena en cuestión dura pocos segundos y su ausencia no modifica la trama del filme. Según explicó el director J. J. Abrams en una entrevista para Europa Press, Star Wars ofrece un ambiente de equidad para todos. “Si la igualdad supone un problema, entonces estoy orgulloso de haber hecho una película que fomente la igualdad”.

Adam Driver como Kylo Ren en una escena de Star Wars: El ascenso de Skywalker.

Ante algunas críticas en redes sociales que argumentan que “se habla de feminismo para vender más”, Abrams respondió: “No hay ningún tipo de propaganda involucrada. Es una historia sobre personas, no importa si eres hombre o mujer”. El ministerio de Cultura español etiquetó al largometraje como especialmente recomendado para el fomento de la igualdad de género.

La película, estrenada el jueves 19 de diciembre en Argentina, en apenas 24 horas consiguió 89.322 espectadores en el país y durante el fin de semana la cifra ascendió a 299.169, según indica el sitio Ultra cine. Se posicionó como la más visto de la semana tanto en este país como en Bolivia, Uruguay y Paraguay.

Por otro lado, se convirtió en la tercera película más recaudadora de la saga en su estreno. Se ubica por detrás de Star Wars: El despertar de las fuerzas (2015) y Star Wars: El último Jedi (2017), según indica la web Box Office Mojo. Lidera la taquilla con un ingreso de 373 millones de dólares en el mundo, un cifra elevada pero no alcanza para marcar ningún récord.

 

clarin.com

A %d blogueros les gusta esto: